Raúl y Esther son una de esas parejas de las que te enamoras. La magia que desprenden no solo sucede de la cámara. Detrás de ella, son unas personas encantadoras con las que no puedes parar de reír. Para la sesión posboda confiaron a ciegas en nosotros… Elegimos el escenario y la luz. ¡Y no se arrepintieron! Os enseñamos algunas de las fotografías de esta increíble sesión con unas personas más increíbles todavía.

Otros reportajes fotográficos similares: